6 de noviembre de 2012

Admoniciones al cordero


Es preciso que entiendas: quien te saca
del fuego las castañas, cuando cobra
lleva tu esplendidez a la zozobra
y, atándose de un vicio que no aplaca,

tu agradecida voluntad sonsaca
invalidando límites. La obra
de ficticios pastores maniobra
con la indolencia que tu voz no ataca.

Ajeno a las maldades y a su friso,
sueñas con la equidad del paraíso
y, viéndote habitar el desespero,

hay un grupo falaz que se divierte
mientras tú aprendes a vivir la muerte
clavado, como Cristo, en un madero.



2 comentarios:

Juan Martinez dijo...

Me gusta lo que escribes

Juan Martinez dijo...

Me gusta lo que escribes